Mar06222021

Última actualizaciónMié, 16 Jun 2021 10am

Back Está aquí: Inicio Medio Ambiente Ofertas tecnológicas Identificar al olivo por el polen o restos de ADN

Identificar al olivo por el polen o restos de ADN

Un grupo de investigadores del CSIC en la Estación Experimental del Zaidín, en Granada, ha desarrollado un método para identificar olivos a través de su polen. Se trata de un método de análisis genético, interesante para muchas aplicaciones en las que no es posible contar con tejidos del árbol y se debe identificar su variedad a través del polen o de los restos de ADN presentes en algunos tipos de muestras.

Un ejemplar de olivo.Este método se puede aplicar en a certificación del origen del aceite (a partir de los restos de ADN) o en la certificación del origen del polen que se comercializaría para las fertilizaciones forzadas en el cultivo del olivar. Otro ejemplo en la misma línea es la certificación del origen de las olivas o, para los viveros, la autenticación de que la variedad del árbol que se está vendiendo es la que se dice.

También, la certificación de las vacunas alergénicas. Tal como explica Juan de Dios, el principal investigador del proyecto, “el polen es más o menos alergénico en función de la variedad” y las vacunas para tratar la alergia al polen del olivo provienen en muchos casos de polen de variedades no determinadas. Como su eficacia depende en buena parte de esa selección de variedades, el método desarrollado por estos investigadores permitirá a las empresas farmacéuticas certificar la procedencia de la vacuna.

Otras aplicaciones son el análisis de restos de polen en muestras forenses; la previsión de cosechas mediante la identificación y cuantificación del polen en el aire y recogido mediante captadores –una práctica habitual en el cultivo del olivo y de la vid ; o la identificación de polen en muestras paleontológicas. Y es que, tal como explica Juan de Dios, “las cubiertas externas del polen están formadas mayoritariamente de esporopolenina, un compuesto extremadamente resistente, por lo que se pueden encontrar en excavaciones y estratos geológicos granos de polen con miles de años de antigüedad”.

Una base de datos internacional del olivo

Si la identificación genética de las variedades es posible, lo es porque se dispone de la información genética de los olivos. En este centro del CSIC disponen de una base de datos con la información genética de unas 250 variedades, obtenida del análisis de hojas y de polen de ejemplares de España, Túnez, Francia, Grecia, Marruecos y Turquía. Algunos otros organismos como la Universidad de Córdoba disponen de bases de datos obtenidas mediante el análisis genético de hojas, y gracias al cual se conocen y se pueden identificar genéticamente unas 1.000 variedades de olivo (de las cuales, unas 250 son españolas).

Pero ¿cuántas variedades de olivo existen realmente en el mundo? En realidad no se sabe: se conocen aproximadamente un millar, pero un análisis detallado del material silvestre presente en los países en los que aparece esta planta podría elevar este número hasta incluso 4.000. Hay muchas áreas geográficas en las que nunca se han identificado las variedades de olivo existentes. Hace un tiempo, en España se realizó la caracterización de sus olivos centenarios y singulares. Ahora, este mismo grupo de investigadores de la Estación Experimental del Zaidín ha iniciado la caracterización de olivos centenarios y silvestres en Túnez.

“También hemos trabajado con Irán, ayudándoles a caracterizar sus olivos. Y desde Palestina nos han solicitado colaboración para identificar sus olivos”, apunta Juan de Dios. “Es necesario hacer este tipo de proyectos porque hay variedades muy antiguas o locales que se están perdiendo y que tienen características agronómicas muy interesantes”.

Diferentes tipos de polen de olivo.Cómo se identifica un grano de polen

Hasta ahora, la identificación genética de una variedad se hacia a partir de hojas del olivo -hasta ahora no se recurría al polen por la dificultad que hay en extraer suficiente ADN-. Con el nuevo método, la identificación se realiza a través de los marcadores SSR (repeticiones de secuencias simples), segmentos genéticos que se pueden detectar muy fácilmente y que permiten discriminar muy bien entre las diferentes variedades. Este es el método en el que se basa el kit desarrollado en la Estación del Zaidín.

Otra técnica complementaria es el análisis morfológico de los granos de polen. “A nivel microscópico los granos de polen son muy diferentes unos de otros” (ver imagen), apunta el investigador del CSIC Juan de Dios, “esas diferencias físicas en las paredes de los granos de polen nos ayudan a identificar la variedad pero también su historia evolutiva” . Eso permite dibujar la evolución de la planta, en este caso, del olivo, y reconocer qué variedades son propias de un área geográfica.

 

Alfonso Díaz Morales
Vicepresidencia Adjunta
de Transferencia del Conocimiento CSIC
Tel. 95818 16 00 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.