Jue01212021

Última actualizaciónMié, 13 Ene 2021 10am

Back Está aquí: Inicio Biología y biomedicina Ofertas tecnológicas Investigan nuevos derivados del tamoxifeno sin sus efectos secundarios

Investigan nuevos derivados del tamoxifeno sin sus efectos secundarios

Investigadores del CSIC y de la Universidad de la Laguna han patentado unos compuestos derivados del anticancerígeno tamoxifeno. Sus potenciales usos son varios: como tratamiento alternativo al tamoxifeno, ya que no tiene sus efectos secundarios, sondas diagnosticas por sus propiedades fluorescentes o pigmento láser.

Células cancerígenas etiquetados con uno de los derivados (panel izquierdo). En la derecha, la imagen en transmisión correspondiente a las mismas células.El tamoxifeno es un potente anti cancerígeno que se aplica principalmente para el tratamiento del cáncer de mama. Aunque su eficacia ha sido demostrada ampliamente,  existe un riesgo constatado  de aumento del riesgo de desarrollar cáncer de útero y endometrio.

Se ha calculado que este efecto secundario indeseado afecta, sólo, a 2 de cada mil personas tratadas - frente a 1 caso por cada mil mujeres que toman placebo, según datos  del National Cancer Institute de los EE. UU.

Aunque no es una cifra muy elevada, es uno de los riesgos  más preocupantes por su gravedad y lo que  ha motivado la búsqueda de fármacos sustitutos. 

También, aunque de menos gravedad, se ha demostrado que el tratamiento crónico con tamoxifeno genera otros efectos secundarios, como el dolor de articulaciones, alteraciones intestinales, calambres en las piernas, sofocos, sequedad vaginal y, menos frecuentemente, la formación de trombos, tromboembolismo venoso, el riesgo de infartos y de cataratas.

Investigadores del Instituto de Productos Naturales y Agrobiología (IPNA)  del CSIC y de la Universidad de La Laguna, dirigidos respectivamente por la Dra. Alicia Boto y el profesor Mario Díaz, han desarrollado unas moléculas derivadas del tamoxifeno con potencial uso como anticancerígeno.

Las propiedades farmacológicas de estas moléculas han sido analizadas  in vitro e in vivo en distintos modelos animales. Los resultados preclínicos revelan que las moléculas tienen una actividad antiestrogénica tan poderosa como la del tamoxifeno, pero potencialmente menos efectos secundarios. Actualmente, los investigadores buscan socios industriales para poder realizar las pruebas clínicas.

Los resultados muestran -hasta donde se ha podido ver con los animales- que la reducción de los efectos secundarios se da en dos aspectos: hay menos proliferación descontrolada de las células del endometrio, lo que implica menos riesgo de desarrollar cáncer de endometrio. Además se ha encontrado que estos derivados causan menos alteraciones en los músculos de las vísceras huecas, como el útero o el intestino.

En este último caso, y al contrario del tamoxifeno, los derivados no producen la relajación del musculo liso en los intestinos, que es lo que comporta las alteraciones intestinales y la mala absorción de los alimentos. Y aunque parece un problema menor, es un efecto secundario muy generalizado y que repercute mucho en el estado general y la calidad de vida del paciente.

Los derivados, que han sido patentados, también tienen un uso potencial como sondas diagnosticas  por sus propiedades fluorescentes y como pigmentos para láser. Esta última aplicación fue un hallazgo inesperado mientras se determinaban las propiedades ópticas de los derivados en el grupo dirigido  por Fernando Lahoz, profesor de  de la Universidad de La Laguna. 

“Estos derivados, dice Alicia Boto, investigadora del IPNA, se han revelado como uno de los mejores pigmentos láser conocidos. Pueden absorber  luz normal  de una determinada longitud de onda  y devolver una luz laser con una intensidad mucho mayor que la que ofrecen los pigmentos láser convencionales”.  Como pigmentos láser, podrían utilizarse en aplicaciones  de interés para  empresas de instrumentación médica, electrónica, óptica, nanotecnológicas, etc.

Para que los derivados puedan llegar a comercializarse  se necesita realizar estudios clínicos, y si se confirma entonces su seguridad y potencia, optimizar la dosis adecuada, así como obtener los permisos necesarios, por parte de las autoridades responsables, para producir y administrar el fármaco.

Más información:

Sebastián Jiménez Reyes
Tel.: + 34 – 922 25 68 47. Ext. 205.
Fax: + 34 – 922 26 01 35
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.