Mié05222024

Última actualizaciónMar, 30 Abr 2024 4pm

Back Está aquí: Inicio Biología y biomedicina Proyectos Células madre modificadas genéticamente para impulsar la inmunoterapia contra el cáncer

Células madre modificadas genéticamente para impulsar la inmunoterapia contra el cáncer

El CSIC, el Banc de Sang i Teixits de Cataluña y el Idibell han firmado un acuerdo para investigar la obtención de células CAR-NK, más fáciles de producir que las CAR-T que se usan con éxito en inmunoterapia. El proyecto ensayará la edición de células madre mediante dos tecnologías patentadas por el CSIC, y se contempla crear un banco de células CAR-NK antitumorales de uso inmediato.

Recreación digital de células madre. / Adobestock El CSIC, el Banc de Sang i Teixits (BST) de Cataluña y el Institut d’Investigació Biomèdica de Bellvitge (Idibell) han firmado un acuerdo para investigar la modificación genética de células madre obtenidas de sangre de cordón umbilical para producir células inmunitarias CAR-NK que sean capaces de reconocer y atacar a las células tumorales y otras enfermedades.

 La investigación busca mejorar los resultados de las terapias CAR-T (acrónimo en inglés de “células T dotadas de receptores quiméricos de antígenos”), que ya está en uso para algunos tipos de cáncer. La diferencia principal consiste en que las células NK (Natural Killer) son más fáciles de producir a gran escala a partir de células madre que las células T.

El acuerdo busca crear un banco de células CAR-NK que contenga una batería de genes antitumorales, incluidos los receptores CAR19 o CAR19/20. Estos últimos son modificaciones genéticas que permiten a las células inmunitarias identificar y atacar específicamente la leucemia linfoblástica aguda y el linfoma de células B. El objetivo es almacenar estas células en bancos celulares y tenerlas disponibles para su aplicación inmediata en tratamientos de inmunoterapias contra el cáncer.

Se aplicarán dos tecnologías desarrolladas y patentadas por el CSIC

Para ello, el CSIC pondrá a disposición del proyecto las dos tecnologías patentadas y desarrolladas en el Centro de Investigación Biológicas Margarita Salas (CIB-CSIC) por el equipo dirigido por el investigador Daniel Bachiller, que permiten introducir la modificación genética en las células inmunitarias para hacerlas capaces de reconocer y atacar las células tumorales.

“Creemos que nuestro desarrollo permitirá producir células del sistema inmunitario diseñadas para atacar dianas terapéuticas específicas de una forma mucho más rápida, eficaz y barata que las tecnologías que se están probando actualmente. Nuestro sistema puede aplicarse también a otras enfermedades, como por ejemplo las infecciones fúngicas o las causadas por bacterias resistentes a antibióticos”, explica Daniel Bachiller, que dirige el grupo de Terapias Avanzadas del CIB Margarita Salas de Madrid.

"Nuestro sistema puede aplicarse también a otras enfermedades, como por ejemplo las infecciones fúngicas o las causadas por bacterias resistentes a antibióticos”, explica Daniel Bachiller, del CSIC.

Por su parte, el BST, a través del Servicio de Terapia Celular (grupo de iPS y Terapias Avanzadas, en colaboración con el grupo Fabricante de Terapias Avanzadas), proveerá las células madre pluripotentes inducidas provenientes de sangre de cordón umbilical y producirá las células NK a partir de ellas. El IDIBELL, a través del laboratorio de inmunoterapias contra el cáncer, que también está adscrito al Instituto Catalán de Oncología (ICO), aportará los modelos para la validación in vitro e in vivo de las nuevas terapias.

Una investigación de carácter exploratorio

Las terapias CAR-NK (acrónimo en inglés de células NK dotadas de receptores quiméricos de antígenos) son una prometedora estrategia para combatir el cáncer, aun en desarrollo. Se basan en modificar células NK (natural killer, un tipo de linfocito) para que sean capaces de reconocer y atacar específicamente células cancerosas.

La investigación del CSIC, BST e IDIBELL, de carácter exploratorio, persigue obtener y modificar estas células a partir de células madre de cordón umbilical, para comprobar después su viabilidad y efectividad en laboratorio.

Las células madre que se emplean en este proyecto, y por tanto las células NK derivadas de ellas, son de donantes compatibles con un elevado porcentaje de la población europea. Gracias a ello las células pueden producirse y almacenarse a la espera de los pacientes que las necesiten. 

En la actualidad, para obtener células CAR-T se usan linfocitos del propio paciente que hay que extraer, modificar y cultivar de forma individual y con posterioridad al diagnóstico, “lo que encarece extraordinariamente el procedimiento y retrasa peligrosamente su aplicación”, aclara Bachiller.

La investigación trata de confirmar si es posible mejorar la eficacia de los tratamientos de inmunoterapia celular actuales dotando a las células NK inmunocompatibles de una batería de genes antitumorales que multipliquen el efecto de los CAR.

Se prevé que el banco de células resultante contendrá líneas celulares modificadas de los tipos genéticos más comunes. De esta forma, se dispondría de un banco de células CAR-NK de disponibilidad inmediata para el tratamiento de la leucemia linfoblástica aguda y el linfoma de células B.

Comunicación CSIC / Delegación en Cataluña