Mar12012020

Última actualizaciónJue, 26 Nov 2020 5pm

Back Está aquí: Inicio Química Proyectos Obtener coltán, el “oro negro” de la electrónica, a partir de los residuos de una mina abandonada

Obtener coltán, el “oro negro” de la electrónica, a partir de los residuos de una mina abandonada

Un equipo de investigadores del CSIC ha desarrollado un proceso físico-químico para obtener niobio y tántalo, dos de los minerales más utilizados en la electrónica, a partir de los residuos de una mina de estaño en Ourense. El procedimiento se podría aplicar a otros yacimientos para la extracción de estos metales y también para limpiar zonas donde quedan residuos de otras explotaciones mineras.

Fotografía de uno de los óxidos de tántalo obtenido en los laboratorios del CENIM. Imagen: CENIM-CSIC.El proceso se ha aplicado a los residuos (escombreras) de la mina de Penouta, en Viana do Bolo (Ourense), un municipio de 3.000 habitantes, abandonada en los años 80 tras el cierre de Rumasa. Actualmente, es el único yacimiento europeo en el que se obtiene el “oro negro” de la electrónica o coltán. El mineral, compuesto por columbita, tantalita y casiterita, es el punto de partida para la obtención de óxidos de niobio y de tántalo para la producción de smartphones, consolas de videojuegos, baterías y otros dispositivos electrónicos.

Es un mineral escaso en la naturaleza y que se suele encontrar en zonas de conflicto. Según los datos del Servicio Geológico de Estados Unidos, Brasil fue líder mundial en la producción de niobio en 2019, con 65.000 toneladas. El segundo país que más niobio produjo fue Canadá, con menos de 8.000 toneladas, mientras que en Europa apenas se encuentra en países como Rusia o Alemania, con un 3 y un 2% de la producción de ferroniobio, la forma más comercializada.

Por su parte, la República Democrática del Congo es líder en la producción de tántalo con 740 toneladas. Ruanda produjo 370 toneladas en 2019, siendo el segundo país con una mayor cifra, mientras que en Europa se encuentra en cantidades muy pequeñas en países como Austria o Alemania. la de tántalo.

“Se pueden extraer varios millones de toneladas de coltán de las escombreras”, explica Félix Antonio López Gómez, del Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas de Madrid (CENIM-CSIC) y líder del proyecto, en el que llevan inmersos más de cinco años.

El procedimiento nació de un encargo de la empresa que actualmente gestiona la explotación, Strategic Minerals Spain, ya que diversos estudios geológicos apuntaban que se podrían obtener estos minerales.

“España se podría convertir en el primer productor europeo. Actualmente, este coltán español se vendería a países como China”, señala el investigador, si bien indica que la producción de la mina “podría ser un punto de inflexión” para la manufacturación europea.

El procedimiento nació de un encargo de la empresa que actualmente gestiona la explotación, Strategic Minerals Spain, ya que diversos estudios geológicos apuntaban que se podrían obtener estos minerales.

El proceso desarrollado también ayudará a limpiar el yacimiento de la contaminación originada por los residuos que quedaban. Las previsiones indican que la mina se podría mantener abierta en explotación durante unos 30 años, tanto las escombreras como una parte subterránea todavía sin explotar.