Jue01212021

Última actualizaciónMié, 13 Ene 2021 10am

Back Está aquí: Inicio Química Ofertas tecnológicas

Derivados de quinolonas para el tratamiento del cáncer

Se han sintetizado unos compuestos derivados de quinolona adecuados para el tratamiento del cáncer. Pruebas in vitro han revelado que tienen una alta actividad anticancerígena y que son, en algunos casos,  más potentes que los fármacos convencionales. Podrían suponer una nueva opción terapéutica en los casos en los que se presenta resistencia a los fármacos convencionales.

 

Leer más...

Sensor ultrasensible de mercurio para analizar el agua de forma sencilla y rápida

Una investigación liderada por el Departamento de Nanociencia Molecular y Materiales Orgánicos del Instituto de Ciencia de Materiales de Barcelona del CSIC, en colaboración con las universidades de Murcia y Regensburg (Alemania), ha desarrollado un nuevo sensor de mercurio que permitirá el desarrollo de sistemas portátiles de detección muy precisos.

Leer más...

Ceramidas naturales de la lana para restaurar la barrera protectora de la piel

Un grupo de investigadores del CSIC ha desarrollado un método para extraer los lípidos internos de la lana, con una alta concentración de ceramidas de muchos tipos y muy similares a las humanas, y que podría aplicarse al tratamiento de pieles con problemas como las atópicas.

Leer más...

Moléculas para estimular y modular el sistema inmunitario

Investigadores del CSIC han patentado unas nuevas moléculas orgánicas que estimulan la acción de linfocitos T. Adecuadas para ser usados como adyuvantes en vacunas, o para tratar enfermedades autoinmunes, infecciones o cáncer, tienen una gran ventaja frente a moléculas anteriores: permiten modular la respuesta del sistema inmunitario haciendo que los leucocitos produzcan de forma selectiva un tipo u otro de citoquinas, proteínas que forman parte del ‘arsenal defensivo’ del sistema inmunitario.

Leer más...

Plásticos más seguros, duraderos y que no desprenden ftalatos

Investigadores del CSIC han desarrollado un procedimiento para obtener un PVC más seguro, duradero, y que no 'desprenda' ftalatos. El desarrollo se basa en la modificación de los plastificantes dialquil ftalato o dialquil isoftalato, para que reaccionen químicamente con el polímero y queden unidos de forma permanente. El proceso, ya patentado, puede aplicarse en todos los ámbitos de PVC blando, y es de especial interés para aplicaciones biomédicas y juguetes. Su implementación a la industria es sencilla.

Leer más...