Nanopartículas para el diagnóstico y la trazabilidad

El CSIC y la Universidad de Vigo han desarrollado unas partículas nanométricas marcadoras que pueden identificar prácticamente cualquier sustancia o molécula: desde fármacos, agentes patógenos, hasta contaminantes o células. También pueden servir como marcadores de objetos o moléculas, a fin de poder seguirlos y detectarlos a posteriori con diferentes técnicas de detección.

 

Fotomontaje con la imagen por microscopia de una de las nanopartículas. Imagen: CSIC.El uso de nanopartículas aplicadas a la detección es una tecnología de implantación creciente. En el Instituto de Química Física “Rocasolano” del CSIC y en la Universidad de Vigo, un grupo de investigadores han desarrollado un tipo de partícula (en proceso de patente) que multiplica de forma notable la capacidad analítica de éstas.

Su funcionamiento básico es aparentemente sencillo: sobre su superficie se disponen las moléculas óptimas para identificar y acoplarse con aquellas sustancias que se quieran localizar. Es gracias a estas moléculas que la nanopartícula captura las sustancias buscadas.

Después, se puede detectar el binomio nanopartícula–sustancia, gracias a diferentes técnicas, como las espectroscópicas (de absorción, fluorescencia o resonancia superficial raman amplificada) o inmunológicas, entre otras.

En el caso de esta nueva metodología, los investigadores han diseñado una nanopartícula cuya configuración permite la unión con cualquier entidad: molécula, virus o microrganismos, lo que conlleva posibilidades de uso prácticamente sin restricción. Otra ventaja es que la técnica es compatible con el empleo de cualquier método de detección (o combinación de ellos) para localizar las nanopartículas marcadas.

La especial estructura de las nanopartículas, además, aumenta la capacidad de detección de forma muy notable. En algunas aplicaciones como la detección de patógenos, se ha comprobado que se incrementa hasta dos mil veces la sensibilidad con respecto a la espectroscopia de fluorescencia tradicional.

Gracias a su estructura, estas nanopartículas usadas como marcadores permiten detectar gran variedad de patógenos o sistemas celulares, lo que podría tener aplicaciones en control de desarrollos biotecnológicos o descubrimiento de fármacos. También se podrían emplear en aplicaciones de trazabilidad, como por ejemplo, para la detección de documentos, dinero, o consumibles que hayan estado en contacto físico con las partículas.

La patente incluye la forma de preparar las partículas así como la forma de empleo, y actualmente se buscan socios industriales de sectores interesados en marcaje y trazabilidad para llevar el desarrollo al mercado.

Más información:

Enrique Bustos
Gestor de Transferencia de Conocimiento
Instituto Química Física Rocasolano

Dpto. Comercialización
Tel.: (+34) 91 561 94 00 Ext 961712
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.