Mar12012020

Última actualizaciónJue, 26 Nov 2020 5pm

Back Está aquí: Inicio Tecnologías físicas Ofertas tecnológicas Inteligencia artificial para viajes compartidos y sostenibles en coche por la ciudad

Inteligencia artificial para viajes compartidos y sostenibles en coche por la ciudad

Un proyecto del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial del CSIC (IIIA-CSIC) ha desarrollado una tecnología de ride-sharing para entornos urbanos. El objetivo es permitir que la gente pueda compartir su coche con usuarios que realizan un mismo trayecto, hacer un uso más sostenible del vehiculo y reducir el tráfico de las ciudades.

El equipo ha desarrollado un código de programación para crear una plataforma de ride-sharing en la ciudad. Imagen: Pixabay.El equipo ha desarrollado un algoritmo que valora la disponibilidad de coches particulares y los destinos de cada usuario para calcular las rutas más eficientes. La tecnología permite crear una plataforma para compartir viajes, pero en la cual no se incluirían conductores profesionales ni tampoco se introducirían nuevos automóviles en la ciudad (la idea es compartir viajes con cohes ya existentes). Este enfoque está motivado por estudios científicos recientes que indican que los servicios de viajes compartidos –como Uber (que consideran una flota de vehículos con conductores profesionales)– han provocado un incremento de coches en la ciudad, con la consiguiente contaminación y congestión del tráfico.

El trabajo ha tenido en cuenta bases de datos de ciudades como Nueva York para estimar el número de peticiones existentes y conocer el parque automovilístico que maneja cada urbe. El algoritmo desarrollado es capaz de gestionar unas 400 peticiones por minuto.

“El código valora dos factores conjuntamente, el servicio y el impacto medioambiental”, explica Filippo Bistaffa, investigador encargado del proyecto en el IIIA-CSIC. La tecnología valora el servicio para el usuario y la elección de la mejor ruta para cada caso, si bien se busca la reducción de CO2. El algoritmo prioriza el “maximizar la reducción de CO2” por encima de “la calidad del servicio” para contribuir a espacios más sostenibles.

El objetivo es que con este código las ciudades o las administraciones puedan implementar una plataforma inteligente de viajes compartidos para ser usada por los ciudadanos como una forma complementaria al transporte público.