Vie12022022

Última actualizaciónMar, 29 Nov 2022 9am

Back Está aquí: Inicio Nuevos materiales Ofertas tecnológicas Micropartículas de óxido de zinc antimicrobianas y no tóxicas

Micropartículas de óxido de zinc antimicrobianas y no tóxicas

El CSIC ha obtenido microestructuras de óxido de zinc con una actividad antimicrobiana muy alta con respecto a las nanopartículas comerciales. Tienen muy poca toxicidad, ya que liberan pocos iones tóxicos de zinc y de especies de oxígeno reactivas. Pueden ser utilizadas para la eliminación, inhibición del crecimiento o inhibición de microorganismos.

 

Micropartículas de óxido de zinc, con forma de flor.Los materiales de óxido de zinc (ZnO) se  aplican en diferentes campos tecnológicos. Las partículas nanométricas de ZnO más pequeñas son eficaces como antibacterianos. Sin embargo, su desventaja es la toxicidad: no sólo penetran fácilmente en las células o generan especies de oxígeno reactivas (ROS), sino que desprenden iones tóxicos de Zn2+.

Investigadores del CSIC han desarrollado un tipo de micropartículas de óxido de zinc que no presentan toxicidad, ya que generan niveles bajos de especies reactivas de oxıgeno (ROS) y desprenden pocos iónes tóxicos de zinc (Zn2+), en este último cas, hasta 8 veces menos que los productos comerciales. Además, como no produce especies reactivas de oxígeno (ROS), no genera fotodegradación.

Se trata de una estructura en forma de flor, en el que las partículas están unidas por su base y, a su vez, están constituidas por plaquetas que se apilan en contacto directo entre sí con forma cónica.

El método de preparación de las micropartículas es un sencillo proceso en solución acuosa, que incluye un tratamiento de recocido para mejorar la cristalinidad de la estructura, dando un tamaño de cristalito de entre 40-70 nanómetros. Tienen una estructura estable, por lo que su manipulación es segura.

Es un proceso fácil y rentable basado en química blanda. Se obtiene un polvo de óxido de zinc blanco, con potenciales diversas aplicaciones. El material es más respetuoso con em medio ambiente debido a la baja cantidad de iónes tóxicos que libera.

Las partículas ejercen un efecto biocida en contacto con microorganismos. Pruebas en laboratorio han demostrado su actividad contra la bacteria E.coli (reducción del 99,98% de la bacteria E. Coli G-), y antifúngica (muy eficaz y de amplio espectro), en dosis tan bajas como 3 partículas por millón (ppm).

Más información:

Marisa Carrascoso Arranz
Vicepresidencia Adjunta
de Transferencia del Conocimiento
Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)
Tel.: 34 915681533
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.