Confirmado: las plantas acuáticas ayudan a mejorar la calidad del agua de los ríos

Las técnicas de bioingeniería y el uso de plantas ayudan a depurar las aguas de forma notable. Lo demuestra la investigación del Urban River Lab (URL), enfocado a mejorar la gestión de ríos muy modificados, cuyos caudales proceden casi totalmente de estaciones depuradoras. Los resultados se han presentado en una jornada para profesionales del sector.


Investigadores en el Urban River Lab (URL). Las investigaciones realizadas en el Urban River Lab (URL) desde su puesta en funcionamiento, en enero de 2015, demuestran que las plantas acuáticas propias de ribera "captan gran parte de los nutrientes existentes en el agua efluente de las estaciones depuradoras de aguas residuales, ya que los necesitan para crecer y reproducirse".

Lo explicó Miquel Ribot, investigador del CSIC en el Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB-CSIC) y Naturalea en una jornada reciente dedicada a los ríos urbanos, en el Consorcio Besòs Tordera, y a la que asistían profesionales del sector.

Como resultado, explicó Ribot, «las plantas reducen las concentraciones de carbono y nitrógeno, mejorando así la calidad del agua». Esto es muy importante en los ríos de la cuenca del Besós -y, por extensión, de la zona mediterránea-, donde el agua depurada supone una gran parte del caudal total circulante. Si bien todas las plantas estudiadas en el URL son efectivas para reducir el carbono y nitrógeno en el agua, los científicos destacan que el carrizo (Phragmites) es una de las especies que ha dado mejores resultados, con una eliminación del nitrógeno existente en un 40 %.

Por su parte, Esperanza Gacia, investigadora del CEAB-CSIC, explicó que cada parte de la planta tiene un comportamiento diferente y específico en la eliminación de los nutrientes. "Esto nos puede ayudar a saber cómo funciona cada especie y hacer así un uso óptimo de ellas en las restauraciones fluviales", ha matizado.

El carrizo es una de las especies que da mejores resultados:  elimina hasta el 40% del nitrógeno existente en el agua

Los investigadores Jen Drummond y Xavier Triadó, también del CEAB-CSIC, explicaron los efectos que tienen estas plantas de ribera, o helófitas, en la retención hidráulica y sobre las comunidades microbianas.

También se presentó el caso práctico de la riera de Cànoves donde, dentro del marco del proyecto Restaurío, se está llevando a cabo un proyecto para probar en condiciones reales los resultados de la URL. Marta Tobella, doctorando de restauración fluvial de la Universidad de Barcelona (UB), expuso este proyecto piloto y destacó que "ya tenemos indicadores positivos de cómo actúan las técnicas de bioingeniería y las helófitas en la mejora del agua procedente de depuradora , que no tiene las características propias de las fluviales ". Este proyecto está financiado por la fundación BBVA.

Albert Sorolla, de la empresa de bioingeniería Naturalea, explicó algunos ejemplos de restauración donde el uso de los restos vegetales propias de la zona se utilizan como muros de contención, para generar esclusas o canalizar agua. "Es una técnica nada invasiva que ayuda al entorno fluvial a recuperarse por sí mismo", detalló Sorolla.

El Urban River Lab (URL) es una plataforma experimental al aire libre ubicada en la estación de aguas residuales (EDAR) de Montornès del Vallès (Barcelona). Está dedicado a la investigación en ecosistemas fluviales, y de estrategias innovadoras para mejorar la gestión de ríos muy modificados, las aguas de los cuales son casi en su totalidad procedentes de estaciones de depuración.

La jornada fue organizada por las entidades que forman parte del Urban River Lab (CEAB-CSIC, UB, Naturalea y Consorcio, con la colaboración del Ayuntamiento de Montornès del Vallès). La actividad del URL sigue en marcha. Los trabajos de investigación que se están realizando actualmente es darán a conocer a lo largo de 2018.

 

Enlace: Urban River Lab (URL)