Dos proyectos Life para preservar ecosistemas y especies endémicas

En las últimas semanas se han puesto en marcha dos proyectos LIFE, uno para concretar una estrategia para la gestión de la flora exótica invasora, y otro para preservar ecosistemas acuáticos de alta montaña. En ambos casos, el objetivo final es preservar ecosistemas y especies endémicas.  

Life medCliffs también comprende acciones demostrativas para controlar y erradicar especies exóticas ya establecidas como la chumbera, la uña de gato y la gazania.Acaba de ponerse en marcha Life medCliffs, que focalizará sus actuaciones en el Parque Natural del Cap de Creus. Su objetivo es luchar contra la flora exótica invasora, que supone una amenaza sobre la biodiversidad y el paisaje, y también repercute negativamente en la salud humana y la economía. El Cap de Creus es de hecho una de las zonas con acantilados litorales más afectadas en España por esta problemática. Life medCliffs concretará, durante los próximos cinco años, una línea estratégica para la gestión de la flora exótica invasora.

Las especies exóticas o alóctonas son las que se introducen en un medio en el cual no son originarias y tienen capacidad de adaptarse al nuevo ecosistema. Las comarcas de Girona, especialmente las del litoral, concentran muchas especies exóticas debido a factores como un clima templado, un elevado grado de actividad humana y un enclavamiento geográfico, con un corredor biológico y de infraestructuras que favorece el paso y la expansión de numerosos organismos.

El proyecto nace con vocación integradora y, en este sentido, involucra a administraciones públicas, científicos, voluntarios y sector productivo entre sus socios, y busca la colaboración de personas individuales y entidades locales. De hecho, uno de los primeros pasos ha sido la firma de algunas de las autorizaciones y colaboraciones con propietarios de los terrenos, organismos públicos y entidades para ayudar a promover la participación ciudadana.

Este proyecto, cofinanciado por el programa LIFE de la Unión Europea, está encabezado por el CSIC a través del Instituto Botánico de Barcelona, y cuenta con cinco socios: la Generalitat de Catalunya, la Diputació de Girona, el Museu de Ciències Naturals de Barcelona, la Federació de Viveristes de Catalunya y la Associació Flora Catalana. Más información en la web del proyecto Life medCliffs

Guía de buenas prácticas y sello de calidad para los proveedores

Aunque algunas especies de plantas exóticas invasoras se han introducido accidentalmente, se considera que la jardinería y el uso de plantas ornamentales son la principal causa de su establecimiento. El proyecto incidirá, en la concienciación social sobre los efectos nocivos de estas especies invasoras y la necesidad de reducir su propagación. También están previstas acciones como la redacción de una guía de buenas prácticas, con una lista de especies y la flora ornamental a evitar; la creación de una etiqueta de calidad para los proveedores (viveros, empresas de jardinería y cadenas de supermercados, entre otros); y la redacción de un reglamento para el uso de flora ornamental a nivel municipal.

El proyecto Life medCliffs también comprende acciones demostrativas para controlar y erradicar especies exóticas ya establecidas como la chumbera, la uña de gato y la gazania para reducir su impacto en áreas sensibles que alberguen especies endémicas amenazadas como el Limonium geronense y el Seseli farrenyi, únicas en el mundo.

En paralelo, se crearán redes participativas para la detección temprana y control de la flora exótica invasora. Las integrarán voluntarios con diferentes niveles de experiencia que aportarán una información clave para actualizar y calibrar un nuevo sistema de respuesta rápida. Estas estrategias de detección precoz de estas especies se llevarán a cabo mediante un sistema automático de evaluación (RISKMAPR), desarrollado por el grupo australiano CSIRO Health & Biosecurity y adaptado a las condiciones locales de la Costa Brava. La Generalitat de Catalunya, como institución competente en Cataluña, incorporará esta herramienta en su estructura de gestión, una vez implementada.

Life Resque Alpyr tiene como objetivo recuperar hábitats acuáticos de alta montaña. En la imagen, Circ de Dellui (Parc Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici), uno de los enclaves donde se realizará este proyecto de restauración y conservación de ecosistemas.

Recuperar hábitats acuáticos de montaña

El Proyecto Life Resque Alpyr tiene como objetivo recuperar hábitats acuáticos de alta montaña, mejorando la conservación de hábitats y especies objetivo en cuatro localidades de la red Natura 2000 de las regiones alpinas de los Pirineos y los Alpes. Los hábitats objetivo incluyen once hábitats acuáticos o semiacuáticos.

El proyecto, coordinado por el Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB) del CSIC, ofrecerá acciones de conservación replicables y exportables, sensibilizará a la gente y las partes interesadas sobre los problemas de conservación del proyecto y promoverá la transferencia del conocimiento adquirido con el proyecto a otras zonas de alta montaña y a las autoridades de conservación europeas.

Se centrarán esfuerzos principalmente en lagos, prados alpinos y subalpinos, turberas y fuentes carbonatadas. Entre las especies objetivo a proteger se encuentran anfibios como la rana roja, el sapo y el tritón pirenaico, que es un endemismo pirenaico, la almizclera, un mamífero acuático endémico de la Península Ibérica, y siete murciélagos insectívoros amenazados por presiones antrópicas en las dos zonas de estudio, entre las que se encuentran el murciélago de bosque, el murciélago de hocico largo y el orejudo alpino.

Marc Ventura, investigador del Departamento de Ecología Continental del CEAB-CSIC y coordinador del proyecto, explica que «los hábitats objetivo y la mayoría de las especies tienen una distribución fragmentada, se encuentran en pequeñas áreas de la zona biogeográfica alpina europea, y se ven afectados por presiones antrópicas». Entre las principales amenazas está la proliferación de especies alóctonas de peces como la trucha y el piscardo en los lagos de alta montaña que originariamente carecían de fauna íctica; el exceso de frecuentación de ganado alrededor de fuentes, estanques y turberas, la aforestación de turberas y el abandono de los usos tradicionales de siega en prados subalpinos.

Entre las diferentes actuaciones del proyecto estará la erradicación de peces alóctonos, sobre todo de verón, en algunos estanques de alta montaña. Otras actuaciones incluirán la siega selectiva de prados, la gestión del pastoreo del ganado en turberas y hábitats semi-acuáticos, y la mejora del estado de conservación de turberas mediante la tala forestal.

El proyecto ofrecerá acciones de conservación que puedan ser reproducidas y exportadas, y realizará acciones de sensibilización y difusión detallando los problemas de conservación de las diferentes zonas y especies por medio de exposiciones permanentes en Lladorre y Espot, entre otros. Al mismo tiempo, promoverá la transferencia del conocimiento adquirido a otras zonas de alta montaña ya las autoridades de conservación europeas.

Está coordinado por el CEAB-CSIC y cuenta con la participación del Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalitat de Cataluña, el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Natural del Conselh Generau d'Aran, la Universidad de Barcelona, ​​el IDAEA-CSIC, las empresas Forestal Catalana y Sorelló Estudios en el Medio Acuático, y con la asociación la Sorellona. Por parte de Italia, participa el Parque Natural de Monte Avic, la Università degli Studi di Pavia y el Istituto de Ricerca Sulle Acque del Consiglio Nazionale delle Ricerche (IRSA-CNR). Además, la Fundación Andrena, el Parque Nacional de Gran Paradiso y los Ayuntamientos de Espot y Lladorre participan como cofinanciadores.