Mar06222021

Última actualizaciónMié, 16 Jun 2021 10am

Back Está aquí: Inicio Biología y biomedicina Ofertas tecnológicas Vacunas marcadas contra la brucelosis

Vacunas marcadas contra la brucelosis

Un grupo de investigadores del Instituto de Agrobiotecnología y de la Universidad de Costa Rica están desarrollando una nueva vacuna y pruebas de diagnóstico asociadas que permiten identificar los animales vacunados contra la brucelosis. La utilización de este sistema puede permitir "una aplicación eficaz de programas de saneamiento ganadero para el control y erradicación de la brucelosis animal basados en la vacunación", dicen los científicos.

La vacuna fluorescente puede ser identificada fácilmente mediante iluminación ultravioleta o microscopía de fluorescencia.Un problema típico de las vacunas convencionales destinadas a ganadería, y basadas en microorganismos vivos atenuados, es que los animales vacunados desarrollan anticuerpos idénticos a los desarrollados en los animales infectados, ya que ambos (vacunados e infectados) han sido expuestos al patógeno. El problema que se deriva de ello tiene su importancia: en el caso de una infección no es posible distinguir, mediante un análisis serológico, los animales vacunados de los infectados.

Este es uno de los obstáculos que frena la aplicación de una vacunación general como norma preventiva, ya que obstaculiza la detección temprana de brotes infecciosos. De ahí el interés en desarrollar vacunas que permitan diferenciar a un animal infectado de un animal vacunado.

Un grupo de investigadores del Instituto de Agrobiotecnología, un centro mixto del CSIC, la Universidad Pública de Navarra y el Gobierno de Navarra, junto con investigadores de la Universidad Nacional y de la Universidad de Costa Rica, está desarrollando una nueva vacuna y pruebas de diagnóstico asociadas que podrían permitir la identificación de los animales vacunados contra la brucelosis.

Esta enfermedad, causada por la bacteria Brucella, afecta a numerosas especies animales y al hombre, siendo los rumiantes (ganado vacuno, ovino y caprino) la principal fuente de infección para el hombre. Esta enfermedad en el hombre se conoce como "Fiebres de Malta" y se puede contraer por contacto directo con los animales enfermos o a través de alimentos contaminados, como leche o queso sin pasteurizar.

La brucelosis humana es una de las principales zoonosis en numerosos países de todo el mundo, con incidencia más elevada en países en vías de desarrollo. Se trata de una enfermedad frente a la que no existen vacunas suficientemente seguras para el hombre y cuyo tratamiento antibiótico precisa la combinación de altas dosis de antibióticos, durante períodos prolongados, con frecuentes recaídas. Por eso, la prevención de la brucelosis humana pasa necesariamente por el control de la infección en los rumiantes.

La puesta en el mercado de estas vacunas fluorescentes no precisa experimentación pre-clínica compleja

Hasta el momento, las vacunas vivas atenuadas B. abortus S19 (para ganado vacuno) y B. melitensis Rev1 (para ovino y caprino) son las únicas que han demostrado ser altamente eficaces para controlar y erradicar la brucelosis animal. Sin embargo, presentan el inconveniente de interferir en el diagnóstico de la infección. Hay otras vacunas, como la cepa rugosa B. abortus RB51 para el ganado vacuno, que reducen los problemas de interferencia en el diagnóstico serológico de la infección virulenta, pero cuya protección frente a las infecciones de campo es muy inferior.

Marcador fluorescente

El equipo dirigido por María Jesús Grilló, del grupo de Sanidad Animal en el Instituto de Agrobiotecnología, está desarrollando nuevas vacunas y métodos de diagnóstico asociados que permitan diferenciar a los animales vacunados de aquellos que padecen infecciones por cepas de campo.

Se trata de vacunas vivas derivadas de las cepas clásicas B. abortus S19 (para ganado vacuno) y B. melitensis Rev1 (para ovejas y cabras) modificadas genéticamente para que expresen la proteína verde fluorescente GFP, que actúa como marcador, y que permite identificar las bacterias vacunales mediante iluminación ultravioleta o microscopia de fluorescencia. Las investigaciones realizadas hasta el momento han permitido comprobar que la proteína GFP (derivada de la medusa Aequorea victoria) no altera las propiedades de las vacunas clásicas e induce en los animales vacunados una respuesta serológica perfectamente distinguible de la inducida por la infección bacteriana.

Además, los investigadores han diseñado dos tests de diagnóstico complementarios. Por un lado, un test de enzimainmunoensayo (ELISA) que permite detectar y cuantificar los anticuerpos anti-GFP en el suero de animales inmunizados con la nueva vacuna y diferenciarlos de los que padecen la infección por cepas virulentas de la bacteria. Por otro lado, han desarrollado un método de diagnóstico molecular mediante PCR para identificar las bacterias vacunales.

El desarrollo permite tanto la inmunización eficaz frente a la brucelosis animal con cepas atenuadas que poseen idénticas propiedades biológicas que las vacunas clásicas S19 y Rev1 y, además, un marcador genético y antigénico, que permite la identificación tanto de de las cepas vacunales como de los animales que han sido vacunados. Tal como explican los investigadores, la utilización de este sistema puede permitir "una aplicación eficaz de programas de saneamiento ganadero para el control y erradicación de la brucelosis animal basados en la vacunación".

Los investigadores están buscando socios interesados tanto en la producción industrial y comercialización de las nuevas vacunas fluorescentes para ganado vacuno (vacuna S19-GFPp) y para ganado ovino y caprino (Rev1-GFP), como en la fabricación y comercialización de los kits de diagnóstico. "La puesta en el mercado de estas vacunas fluorescentes", explican los investigadores, "tiene la ventaja de no precisar experimentación pre-clínica compleja antes de ser autorizadas para su aplicación en el campo, debido a la amplia experiencia (en dosis y vías de vacunación, animales de distintas edades, estados fisiológicos...) acumulada durante más de 60 años con las vacunas parentales B. abortus S19 y B. melitensis Rev1 de referencia".

M. Fernández

Enlaces externos:

Instituto de Agrobiotecnología

Más información:

OTT- CSIC
José Manuel González Izquierdo
Telf. 91 568 15 40
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.