Un péptido que restaura la actividad telomerasa, accésit en los premios a la mejor patente

Una patente del CSIC, y de las universidades Autónoma de Madrid y Politécnica de Valencia ha sido distinguida con un accésit en la 8ª edición de los premios a la mejor patente que convoca la fundación madri+d. El desarrollo, un péptido capaz de restaurar la función telomerasa, es un buen ejemplo de las nuevas lineas de investigación médica basadas en la terapia celular. Los investigadores están trabajando con la empresa Advanced Medical Projects para convertir ese fragmento de proteína en un fármaco.

 

Izquierda: Núcleos de células de un enfermo con disqueratosis, que estan dañadas (manchas verdes). Derecha: reparación del daño tras expresar el GSE 24-2, con muchas menos manchas verdes. Foto: CSICLos telómeros son secuencias de ADN no codificante que se encuentran en el extremo de los cromosomas. Su función principal es proteger la estabilidad estructural de los cromosomas.

A menudo se ha comparado a los telómeros, en una imagen gráfica, con el canutillo de plástico que protege los extremos de los cordones de zapatos. Cada vez que se divide una célula, los telómeros se van acortando. Es ahí donde entra en juego la telomerasa, la enzima encargada de repararlos.

En condiciones normales, las células se pueden llegar a dividir entre cincuenta y setenta veces, en las cuales los telómeros se acortan progresivamente, con la telomarasa reparándolos cada vez, hasta que las células ya no pueden dividirse más.

Se ha visto en modelos animales que cuando falta la actividad de la telomerasa, las células no crecen adecuadamente, lo que da pie al envejecimiento prematuro. Al contrario, cuando la telomerasa está demasiado alta o activa, las células no envejecen y se dividen más allá de lo normal, lo que favorece la aparición de tumores.

Un grupo de investigadores del Instituto de Investigaciones Biomédicas del CSIC, de la Universidad Autónoma de Madrid y de la Universidad Politécnica de Valencia han patentado un desarrollo que abre la puerta a desarrollar fármacos para preservar la actividad de la telomerasa.

La patente, “Secuencia de nucleótidos péptidos GSE 24.2 de la disquerina inductores de la actividad telomerasa, procedimiento de obtención, composiciones terapéuticas”, acaba de recibir un accessit en la 8ª edición del Premio a la Mejor Patente de la Fundación madrid+d.

Pequeño pero esencial

El producto en desarrollo por los investigadores es un fragmento de la proteína disquerina, que forma parte del complejo telomerasa. El fragmento identificado, denominado GSE 24.2, es pequeño pero esencial, ya que por sí sólo es capaz de restaurar la actividad telomerasa. Tal como explica la profesora de investigación del CSIC Rosario Perona, del Instituto de Investigaciones Biomédicas “Alberto Sols”, se ha podido demostrar, sobre cultivos celulares, que el péptido restaura la actividad telomerasa en casos de dos enfermedades raras: disqueratosis congénita y anemia aplásica.

La disqueratosis congénita está causada por un funcionamiento defectuoso de la actividad telomerasa debido a mutaciones en varios genes, entre ellos el de la disquerina lo que se traduce en un envejecimiento prematuro y progresiva pérdida de función de algunos tejidos como médula ósea o piel. En el caso de la anemia aplásica, que presenta también mutaciones en el gen de la telomerasa, la médula ósea produce insuficiente cantidad de células hematopoyéticas.

Se ha firmado una licencia de la patente y otros contratos de colaboración, incluyendo un contrato en el marco del programa Innocash del Ministerio de Ciencia e Innovación con la empresa Advanced Medical Projects, para desarrollar un tratamiento para estas dos enfermedades raras.

Actualmente están en fase de desarrollo pre-clínico, por lo que, advierten los científicos, aun es prematuro hablar de resultados finales. No obstante, la puerta no se cierra ahí, ya que el péptido podría aplicarse en la investigación de otras enfermedades donde está implicada la falta de actividad telomerasa.

Resistencia a cisplatino

El grupo que dirige la profesora Rosario Perona, en el Departamento de Modelos Experimentales de Enfermedades Humanas, trabaja en la respuesta de las células a fármacos para el tratamiento del cáncer de pulmón. Una línea de su investigación es el estudio de la resistencia celular al cisplatino, muy usado en quimioterapia. Este fármaco causa la muerte celular programada de las células cancerigenas aunque, desafortunadamente y como en el caso de muchos tratamientos de quimoterapia, también daña a células sanas.

Fue en la experimentación de esta línea cuando descubrieron, casi por accidente, que había células que resistían mejor el cisplatino. “Fuimos tirando de ese hilo y descubrimos el péptido que protege la actividad de la telomerasa”.

Para saber más:

Departamento de Modelos Experimentales de Enfermedades Humanas - Instituto de Investigaciones Biomédicas “Alberto Sols” (CSIC)

Advanced Medical Projects

Página divulgativa de la UTAH sobre los telomeros y la telomerasa