Robótica para ayudar en las tareas del campo

El Centro de Automática y Robótica, centro mixto del CSIC y la Universidad Politécnica de Madrid, ha desarrollado un prototipo de robot para ayudar en la vendimia de la uva. Es uno de los resultados del proyecto H2020 FlexiGroBots, que cuenta con la participación de ocho países europeos, y ha sido presentado en el foro Transfiere.


Robot, el prototipo de robot para ayudar en la vendimia, en la prueba piloto en Terras Gauda, Galicia, donde también se prueban drones para la detección temprana de enfermedades de las plantas.Robert, desarrollado por un equipo del Centro de Automática y Robótica, centro mixto del CSIC y la Universidad Politécnica de Madrid, es parte de un esquema de trabajo colaborativo en el contexto de la cosecha manual, que permite que el ser humano ponga la destreza en la recogida del fruto mientras que el robot aporta la fuerza física, transportando una caja que puede llegar a pesar más de 20 Kg. El prototipo Robert (acrónimo de ‘Robot for collaborative manual harvesting’) ha sido puesto a prueba con éxito en un programa piloto en las bodegas de la compañía vitivinícola Terras Gauda, en Galicia. 

Robert acompaña al vendimiador en todo momento, quien recoge los racimos y los deposita en la caja que lleva el vehículo robotizado. Cuando la caja está llena, el robot se desplaza de forma autónoma hacia una ubicación específica para descargar la caja a la vez que es sustituido por otro robot con una caja vacía.

“Los beneficios de esta tecnología son múltiples, los más destacados son la disminución de lesiones en el trabajador y la mejora de la calidad del vino, porque permite que la uva llegue de forma inmediata a la bodega para su procesamiento”, defiende Ángela Ribeiro, investigadora del CAR y directora del proyecto. La tecnología puede aplicarse a cualquier cultivo cuya cosecha se realice manualmente, pero es especialmente interesante para los casos de frutos delicados que no puedan cosecharse con métodos automáticos porque dañarían la fruta como las uvas de vino. El equipo científico está actualmente estudiando estrategias para llevar esta nueva tecnología al mercado.

FlexiGroBots, proyecto para ayudar en tareas agrícolas

Robert es resultado del proyecto europeo FlexiGroBots, que cuenta con la participación de investigadores de ocho países europeos, está orientado a la implementación de técnicas de robótica e inteligencia artificial para ayudar en las tareas agrícolas. El proyecto consta de tres pilotos, uno de los cuales se desarrolla en España y en él colaboran, además del CSIC, responsable de la robótica terrestre, Terras Gauda, la universidad de Wageningen y la empresa asturiana SERESCO.

El equipo dirigido por Angela Ribeiro ha participado en FlexiGroBots con el objetivo global de automatizar y mejorar las tareas que se desarrollan en los viñedos con equipos terrestres robotizados. Así, además del desarrollo de Robert, también trabajan para detectar la aparición del Botrytis de la vid (un hongo que causa grandes daños) mediante drones (universidad de Wageningen ) y vehículos de tierra, así como técnicas de reconocimiento de imagen para reconocer de forma anticipada la aparición de síntomas en las plantas. También están desarrollando metodologías para aplicar tratamientos fitosanitarios de forma localizada mediante robótica terrestre. En este caso, los desarrollos permiten una detección más temprana y un tratamiento muy preciso, ya que los fitosanitarios se aplican sólo en las partes afectadas de la planta.

Otros experimentos piloto del proyecto europeo FlexiGroBots están dedicados a la implementación de tecnologías robóticas para el tratamiento de plagas en los cultivos de colza (Finlandia), y al cultivo de frutos del bosque (Serbia y Lituania). El proyecto cuenta con 16 socios de ocho países, entre ellos centros de investigación y empresas.

Ver vídeo